01-valldosera-dependencia-mutua

Presentamos la exposición de Eulàlia Valldosera Dependencia mutua en la que, a través de distintos soportes, vídeo, fotografías, documental, instalación lumínica, los actos de limpieza y borrado son el tema central, renovando una vez más su declaración sobre las relaciones de poder a través de objetos y nuestra dependencia de ellos.

 

En la performance que da lugar al vídeo Dependencia mutua y a una serie de fotografías, Eulàlia Valldosera no está en la acción, sino detrás de la cámara. A petición de la artista, una mujer de la limpieza de origen ucraniano se dispone a limpiar una estatua de un emperador romano. El video fue grabado en el Museo Arqueológico de Nápoles, donde la gran estatua de mármol del Emperador Claudio representa no sólo un tesoro del pasado, sino también una carga para el presente de la cultura italiana. A medida que ella toca y limpia la figura masculina en postura de dominio, la mujer desafía las dimensiones intangibles y oscuras de los símbolos de poder. A través de esta acción metafórica, la artista cuestiona la relación entre los roles hegemónicos y subordinados. Se pregunta si la contraposición entre poderosos y subordinados – entre masculino y femenino – está presente en las capas más profundas de nuestro inconsciente y reflexiona sobre la relación de dependencia recíproca de acuerdo con la cual cada rol requiere del otro para justificar su propia existencia.

 

Liuba, un documental en el que la protagonista es una mujer llamada Liuba, nacida en Chernobil, “nos cuenta quién es ella y cómo ha llegado a ocupar un lugar, como tantas mujeres, en un entramado laboral precario. ¿Quién lleva a cabo las tareas de limpieza en los espacios privados y públicos de cada país? ¿De dónde proceden?”*

 

En la última sala, un espejo, que gira sin cesar, “proyecta las imágenes de una mano limpiando, siguiendo el movimiento de un trapo; y de un libro, volando literalmente por las paredes”*. El espacio de exposición se convierte en pantalla y, a su vez, en contenedor; con este gesto irónico, la galería de arte se convierte en el objeto en exhibición. “Los objetos proyectados, por otra parte, resumen la tensión dual presente en el resto de obras de la exposición, a modo de epílogo”*.

 

Eulàlia Valldosera nació en 1963 en Vilafranca del Penedès, y vive y trabaja en Barcelona. Ha expuesto sus obras en importantes museos y centros de arte de todo el mundo, incluido el Reina Sofía de Madrid en 2009, el Musée d’Art Contemporain de Montreal, el PS1 MOMA en Nueva York, la Fundació Antoni Tàpies de Barcelona en 2001 y el Center for Contemporany Art, Rotterdam en el 2000. Asimismo, en la Bienal de Sidney (1996), la Bienal de Johannesburgo, la Bienal de Estambul y el Projeckts Skulptur de Münster (1997), la Bienal de Venecia (2001), la Bienal de Sao Paulo (2004), la Bienal de Lyon (2009) y en el Casino Luxembourg (2010).